Miércoles. 18.07.2018
El tiempo
Diario La Huella

Magistrados de Sala Constitucional favorecieron a un banco multinacional con sus resoluciones en caso Quimagro: Antonio Vega

Los actuales magistrados han favorecido a ciertos grupos de poder con las sentencias que han emitido, señala el empresario salvadoreño José Antonio Vega.

Magistrados de Sala Constitucional favorecieron a un banco multinacional con sus resoluciones en caso Quimagro: Antonio Vega

El empresario salvadoreño, José Antonio Vega, aseguró en una entrevista a Diario La Huella que magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) han favorecido con sus resoluciones a un banco multinacional, con sede en Toronto, Canadá.

Explicó que ha sido testigo de como magistrados de dicha Sala revirtieron unas resoluciones en su litigio con el banco multinacional (Scotiabank) sobre el caso de la empresa QUIMAGRO , S. A. DE C. V. , que lleva 30 años en los tribunales de justicia.

 

“El sistema judicial no solo ha sido corrupto en el pasado, sino que se está presentando en el presente a que ciertos intereses nacionales e internacionales, especialmente multinacionales, vengan y quieran retorcer el sistema judicial; por lo tanto, ellos caen en la interpretación de las leyes en una circunstancias que están al borde o en la corrupción”, se refirió el empresario.

Antonio Vega explicó que en 2016 promovió antejuicio contra los magistrados de la Sala Florentín Meléndez Padilla, Rodolfo González Bonilla y Sonia Dinora Barillas de Bonilla, suplente. 

 

Según dijo, los actuales magistrados favorecen a ciertos grupos (de poder económico en el caso en referencia) por las sentencias que han emitido. “La actual gestión no deja solo vacíos legales, sino que se prestan a que la reciente democracia no pueda crecer porque la desconfianza que se genera son demasiadas obvias”, agregó.

David contra Goliat

José Antonio Vega Castañeda, director presidente y representante legal de la empresa QUIMAGRO, S. A. DE C. V., explica que su lucha por la verdad ha sido “David contra Goliat”, pues dijo que el banco multinacional tiene tentáculos para salir favorecido con el sistema judicial del país.

“Se han dado arbitrariedades… esto nos ha llevado a pasar un infierno de litigios y resoluciones de las cuales de 18 hemos ganado 17, y en esas que hemos ganado el banco siempre piden apelación, tras apelación, recursos tras recursos, y el sistema ha funcionado en esas bases… ha habido fallas juridiciales que no se explica uno que esto continúe”, subrayó.

 

Es más, denunció que el resolutor de Sala de lo Constitucional, en el tiempo que se dictaron resoluciones en contra de su empresa, ahora es el jefe jurídico del banco en cuestión, aunque no quiso precisar el nombre de la persona.

“De premio ha sido puesto de jefe de la misma institución sobre la cual, con una matiz, favoreció (al banco) en una resolución bochornosa,  contradictoria y fuera de la Ley”, añadió.

Por último, recalcó que los actuales magistrados “están beneficiando a una empresa multinacional, que irrespetando las leyes de El Salvador, están actuando de una forma incorrecta”. Por ello, hizo un llamado a los diputados a elegir nuevos magistrados que tengan ética, moral y no se presten a actos como el de esta naturaleza.

En contexto

QUIMAGRO fue intervenida por dos bancos privados en 1984 al no poder solventar una deuda de $40,000. Las dos instituciones financieras crearon un convenio de intervención y administración financiera donde separaron del cargo al presidente de la compañía y a los gerentes. A raíz de esto, la empresa tiene varios años en un proceso jurídico y demandas ante la CSJ, explica una nota de La Prensa Gráfica del 2016.

Según se presenta el caso, la Sala de lo Constitucional resolvió anular una sentencia de la Sala de lo Civil por violaciones a derechos jurídicos en contra de su representada; y pronuncia una nueva sentencia de casación en 2013, en la que condena a un banco.

 

“En otras palabras, los magistrados son capaces de revivir un muerto. El caso estaba sentenciado definitivamente, y ahora pretenden, contra todo pronóstico, darle vida jurídica a una sentencia que la Sala de lo Constitucional había declarado inválida”, se lee en el documento presentado anteriormente, citados por La Prensa Gráfica con fecha 28 en octubre de 2016.

QUIMAGRO expresa que se está cometiendo un abuso de autoridad al entrar a juzgar un caso que ya había sido sentenciado y, además, contradicen sus fallos al darle validez a lo que ya habían declaro inválido. De esa forma, la empresa pasa nuevamente a manos del banco.

 

Comentarios