Miércoles. 18.07.2018
El tiempo
Diario La Huella

Vida después de la muerte: el Infierno huele a alquitrán, según esta británica

Una de las preguntas más importantes de todos los tiempos, a qué huele el Infierno, podría tener ya respuesta gracias a la experiencia próxima a la muerte de una mujer británica.

Vida después de la muerte: el Infierno huele a alquitrán, según esta británica

La susodicha, que se ha limitado decir a la NDERF, a la Fundación para la Investigación de Experiencias Cercanas a la Muerte, y que se llama Audra, cree haber descendido hasta el Inframundo tras sufrir un ataque cerebral. La experiencia fue, según ella, "totalmente angustiante". Y no es para menos tratándose del Infierno. Por suerte, los paramédicos lograron salvarla, según publica el Daily Express.

Su corta estancia en el Averno fue suficiente para declarar a los medios que el sitio huele a alquitrán, que no se podía ver nada y que "había una sustancia rocosa y polvorienta" que flotaba por todas partes.

"No podía respirar y empecé a gritar: '¡Que alguien me ayude! ¡No puedo respirar!'. Pero cuanto más gritaba, más rápido descendía", añade angustiada y preocupada Audra.

Los esfuerzos por hacer ver a Audra que todo se trataba de una jugada de su mente han sido en vano, y la británica sigue convencida de que está condenada al Infierno para toda la eternidad. Los especialistas afirman, sin embargo, que existe una explicación científica para lo que le ha ocurrido y que casos parecidos al suyo les suelen ocurrir a las personas a las que se consigue resucitar tras una muerte clínica.

"Suelen describir la sensación diciendo que ven una luz brillante, cálida y acogedora que atrae a la gente. La describen como una claridad en la que se sienten junto a sus familiares ya fallecidos y en la que se separan de sus propios cuerpos y ven a los médicos operándolos", explica Sam Parnia, director de la Unidad de Cuidados Intensivos del Instituto de Medicina de Langone, en Nueva York (Estados Unidos).

Comentarios