Jueves. 15.11.2018
El tiempo
Diario La Huella

Un día de alegría para Los muertos o fieles difuntos en El Salvador

Cientos de Salvadoreños llegaron a los cementerios de este país, para celebrar el dos de Noviembre, día de los Fieles Difuntos o Día de los Muertos como muchos lo conocen. Algunos llegan desde un día antes, agarran su lugar preferido a la entrada de los panteones, para arreglar sus ventas de flores, tamales de chipilín, el famoso chuco, las famosas hojuelas con miel, para ofrecerlas a los visitantes, que llegan a pintar o colocar flores a sus respectivos nichos de la familia que les dijo adiós.

Un día de alegría para Los muertos o fieles difuntos en El Salvador

Una tradición religiosa para recordar y orar por las personas, que partieron a otro mundo. Una tradición salvadoreña, que también fue impuesta por los españoles en el siglo XVl, época de la llegada de los mismos a nuestras tierras, que hoy en día sufre de problemas sociales, políticos y económicos.

Visite el cementerio de los Ilustres, ubicado en la zona metropolitana de San Salvador, fundado en 1849 y considerado como uno de los camposantos del país muy importantes, por sus diversas tumbas y expresivas figuras de mármol.

Un lugar muy Importante e histórico para muchos, porque es ahí donde sepultaron a grandes personajes, que dejaron historia en este Pulgarcito de América, como por ejemplo los ex presidente de El Salvador, Gerardo Barrios, Manuel Enrique Araujo, Isidro Menéndez y Francisco Morazán, los escritores Salarrué, Arturo Ambrogi, Claudia Lars y Alfredo Espino, Alberto Masferrer, Benjamin Bloom, Jose Rosales, fundador del hospital rosales, políticos como Farabundo Marti, el fundador de ARENA Roberto dAubuisson y el máximo dirigente del FMLN, Jorge Schafick Handal, entre otros.

Para muchos salvadoreños, el día de los fieles difuntos es un día especial, es un día de fiesta nacional e internacional para los muertos. Sus familiares les llevan las mejores flores y mariachis a sus respectivos nichos para cantar su canción preferida. Mientras ellos celebran, decoran y pintan sus tumbas, don Jorge Pineda de 64 años de edad, hace una grabación en mármol, para venderla al cliente que se la pida. Se me queda viendo y le pregunto, como esta, se detiene y me dice bien, por acá haciendo arte de mármol para venderlo, ya que desde el año de 1970 me dedico a este tipo de trabajo.

Continúo mi recorrido, mientras algunas familias comen la famosa hojuela con miel, sus tamales de chipilín, pupusas y su yuca frita, otras le dedican una oración de perdón al ser que se fue. Escenas difíciles, algo así como de arrepentimiento de no haberse portado bien con la gente.

Mientras caminaba y hacia mis imágenes entre las obras maestras expresivas, que casi te hablan al verlas, una señora le daba un consejo a un joven y le decía, “que cuando una persona muere, ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo o el infierno, sin embargo los que aún están vivos, pueden hacer buenas obras al que lo necesita, pero muchas veces estamos deseándole la maldad al prójimo y cuando sucede esto, esa persona no muere feliz”.

El día de los muertos, es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos cada dos de noviembre, lo cual coincide con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos, Muertos y todos los Santos.

Países que celebran el día de los Muertos

México, Estados Unidos con su día de Halloween, Irlanda, Perú, India, Japón, Inglaterra, Escocia, Haití, China, Tailandia y toda América Latina por su herencia cultural indígena. La festividad de este día proviene de las culturas indígenas de los Aztecas, Mayas, Nahuas y Totonacas, durante unos 3000 mil años aproximadamente, donde hacían rituales en honor a sus antepasados, ritos que simbolizaban la muerte y el renacimiento de cada persona.

México: Para los mexicanos el momento importante de este día es cuando adornan las tumbas con la flor naranja llamada Xempazuchitl y en sus viviendas, construye un altar donde colocan fotografías del familiar muerto, alimentos como el pan de muerto, cráneos hechos de azúcar, pequeñas calaveras y bebidas, para que el difunto pueda recordar de su vida pasada.

Guatemala: En este país la creencia de ellos es que los muertos o almas benditas salen de los cementerios y aparecen en algunos lugares y para recibirlos en sus tumbas, les colocan agua y una fotografía. También les limpian sus tumbas y se las decoran con la flor de muerto de color amarilla, que solo aparece en esta época.

Perú: Las celebraciones en estos países sur americanos son similares a los de Centroamérica, pero el momento más emotivo para ellos en esta celebración es cuando los allegados al difunto, visitan su tumba, le dejan flores y le honran con oraciones.

Venezuela: En este país al parecer la situación es sencilla, más en esta situación política social en la que se encuentran. Solo llegan a los cementerios a limpiar sus tumbas y colocar flores.

El Salvador: En este país, conocido también como el Pulgarcito de América, mas ahora, que tenemos al santo Monseñor Romero, es toda una celebración. La gente comerciante son las primeras en llegar a los cementerios para preparar sus ventas y poderle ofrecer al público sus flores, atol chuco, tamales, hojuelas con miel y si quiere que le limpien su tumba también ahí encuentra ese servicio. Es toda una fiesta para los muertos o Fieles Difuntos.

Nicaragua: En este país, esta fecha es muy importante, ya que sus familiares pasan una noche durmiendo con sus difuntos.

Honduras, Colombia Y Costa Rica: En estos tres países, los creyentes van a los cementerios y llevan ofrendas como símbolo de agradecimiento a los favores realizados por los santos a sus familiares. Llenan los cementerios con coronas y palmas para decorar las tumbas y rendir homenaje a sus familiares.

Ecuador: Las familias ecuatorianas, celebran este día, reuniéndose para consumir su comida típica la cual es llamada Guaguas, es un pan con figura de niños y su respectiva bebida, la Colada Morada, hecha con harina de maíz negro, frutas como la mora, piña y naranjilla.

Comentarios