Sábado. 18.08.2018
El tiempo
Diario La Huella

MOLSA confirma inocuidad de todos sus productos y desmiente despidos

Molinos de El Salvador (MOLSA) confirmó a la población salvadoreña la inocuidad de todos sus productos, desmintiendo las acusaciones de ASTRAM y algunos trabajadores de la misma empresa.

MOLSA confirma inocuidad de todos sus productos y desmiente despidos

La empresa harinera Molinos de El Salvador (MOLSA) expresó a través de un comunicado que en ningún momento han utilizado materias primas vencidas para la fabricación de sus productos, desmintiendo la información divulgada ayer por la Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASTRAM), en donde se afirmó que la empresa utiliza materias primas vencidas para la elaboración de galletas.

“Quiero confirmar a la población salvadoreña que en MOLSA se utilizan materias primas de calidad para la fabricación de todos los productos que ofrecemos al público. En ningún momento hemos elaborado galletas con materias primas vencidas, esto es una rotunda mentira”, expresó Bertha de León, apoderada general judicial de la empresa.

Afirmaron que su garantía y calidad de tabajo ha sido constatado por los inspectores de la Defensoría del Consumidor y el Ministerio de Salud, entidades que verifican y controlan constantemente la cadena de procesos de manufactura y almacenamiento de productos, así como la calidad de las materias primas utilizadas por MOLSA. De igual forma, sobre los productos finales.

La representante de MOLSA aprovechó también para desmentir que la empresa haya realizado despidos masivos, tal como lo ha afirmado ASTRAM en diversas oportunidades.

“Lamentamos que esta Asociación esté siendo utilizada por el señor Rolando Castro para difamar y desprestigiar una empresa que tiene décadas en el mercado salvadoreño, cumpliendo con la legislación vigente sobre la calidad de nuestros productos”, añadió De León.

Cabe recordar que MOLSA ya presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), en contra de Rolando Castro, líder de ASTRAM, por los desórdenes públicos agravados que organizó, orquestó y lideró en las afueras de la empresa el pasado 22 de marzo.

MOLSA establece así un precedente, al convertirse en la primera empresa que procede legalmente contra un funcionario público que cometió el delito de desórdenes públicos.

Comentarios