Jueves. 18.10.2018
El tiempo

Mientras en Italia reconocen a Mons. Óscar Romero en Ciudad Delgado el alcalde manda a mutilar su estatua

Romero, martire per la giustizia”, es el título en italiano con el que se le denominó al festejo organizado por ciudadanos de Italia que junto a salvadoreños migrantes reconocen la obra de Oscar Romero que trabajó por la  justicia y los más pobres en El Salvador; mientras esos sucede en Ciudad Delgado el alcalde del partido ARENA mandó a mutilar su estatua.

Mientras en Italia reconocen a Mons. Óscar Romero en Ciudad Delgado el alcalde manda a mutilar su estatua

La ponencia  organizada por el "Centro Pime" una organización pro Derechos Humanos, de la ciudad de Milán, en Italia estuvo a cargo de el padre Alberto Vitale, Párroco de los migrantes en la ciudad Milán, quien disertó sobre el panorama social que vivió  Monseñor Romero en su tierra natal antes de ser asesinado por los escuadrones de la muerte. 

El padre Vitale, retomó muchos de los pasajes de la vida de Monseñor para recalcar, que su conversión no fue casual , ni repentina. “Es importante que caiga el mito de la conversión  improvisa de Romero”, manifestó. 

 

Verdadera alegría es la que se vive en las comunidades de migrantes católicos y no católicos en vísperas de la histórica ceremonia de canonización del primer santo salvadoreño.

"En diferentes ciudades de Italia se han organizado eventos para transmitir este acontecimiento y que ayude a reflexionar porqué a Monseñor Romero ahora le conocen como un mártir de la Justicia", señaló el padre Vitale.

 

Mientras eso sucede en Ciudad Delgado, habitantes denunciaron este miércoles en horas de la tarde que el alcalde de ARENA, Elmer Cardoza Calderón, mandó a demoler la estatua de monseñor Óscar Arnulfo Romero, que estaba en la plaza principal del municipio.

 

La denuncia la hicieron saber e inmediatamente la noticia comenzó a circular en las redes sociales, pues la destrucción del busco de monseñor Romero se consuma a escasos días de que sea elevado a los altares, el próximo domingo, en Roma, por el papa Francisco.

Comentarios